El Tribunal de Derechos Humanos condena a Irlanda por abusos sexuales

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha condenado este martes al Estado irlandés a pagar una multa de 30.000 euros en concepto de daño moral y material y otros 85.000 por los gastos derivados del proceso porque consideran que su sistema educativo no protegía suficientemente a las víctimas de abusos sexuales en las escuelas católicas en la década de 1970.

El veredicto supone una victoria para Louise O’Keeffe, una irlandesaque tenía seis años cuando en 1973 fue víctima de repetidos abusos sexuales por parte del director de la escuela católica en la que estudiaba, financiada por el Estado. O’Keeffe mantenía, en contra de la opinión de las diferentes instancias judiciales irlandesas, que el Estado no hizo lo suficiente para proteger a los alumnos de estos colegios.

Once de los 17 jueces de Estrasburgo que dictaron sentencia le dieron la razón y consideraron que Irlanda “no cumplió su obligación de proteger a O’Keeffe contra los abusos sexuales”. La Corte sentenció que “la protección de los niños contra los malos tratos constituye una obligación inherente al Estado” y que O’Keeffe no tuvo la oportunidad de que se reconociera esa responsabilidad en las jurisdicciones nacionales.

En sus diferentes veredictos, los tribunales irlandeses habían considerado que, pese a que el Estado pagaba a la iglesia por los colegios donde estudiaban la mayoría de los niños en aquel momento, no cometió ninguna negligencia. Se escudaban en la tradición educativa del país, que data del siglo XIX. El director de la escuela que abusó de O’Keeffe fue denunciado también por otros alumnos y está condenado en su país por 386 abusos cometidos contra 21 estudiantes.

Estrasburgo señaló que el Estado había recibido denuncias desde losaños setenta sobre el comportamiento de este director y que, pese a ello, siguió confiando la enseñanza a esta institución “sin ningún mecanismo efectivo de control” por parte de las autoridades.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.